Marketing emocional y otros derivados del Neuromarketing

Home  /  Ecommerce  /  Marketing emocional y otros derivados del Neuromarketing

Fecha publicación mayo 24, 2017, Categoría Ecommerce,Redes Sociales,Social Media,

Marketing emocional. Teniendo en cuenta el artículo anterior, cabe destacar que las emociones y sentimientos juegan un papel fundamental en el proceso de compra de un consumidor. Y es que, aunque la última decisión la tomaría el “cerebro reptiliano en función de nuestras más puras necesidades”, los cerebros límbicos con las emociones actuarán como impulsor.

Por ejemplo, estamos ante un supermercado, disponemos de dos productos, uno a 5  y otro a 10. El producto de 10 nos llama mucho la atención, deseamos tenerlo. Mientras que el de 5, es un producto con el que sólo nos conformaríamos, aunque no lo deseamos. Resulta, que tenemos 11 en el bolsillo y después tendremos que necesitar algo más de dinero para, por ejemplo, coger de regreso el autobús.

Pues bien, según la teoría del neuromarketing basado en la teoría de Lean, el cerebro límbico nos impulsaría a comprar el producto de 10, no porque sea de mejor calidad sino porque dicha marca ha sabido realizar una buena estrategia de marketing emocional para captarnos. Pero como hemos dicho, el cerebro reptiliano, el de nuestras necesidades básicas, sería quien tomase la última decisión, y dada dicha situación, terminaríamos comprando el producto de 5.

Es un ejemplo muy claro de cómo la neurociencia aplica dicha teoría, y la cual, da a entender el papel fundamental que las emociones juegan en el proceso de compra de un consumidor ante un mercado repleto y saturado de productos.

Es así como, el neuromarketing ha impulsado otras sub-ramas del marketing como es el marketing emocional, cuyo objetivo es sin duda captar la “fibra sensible” de los consumidores.

Case Study: Aplicación del neuromarketing a la vida real

Pues bien, teniendo en cuenta todo lo anterior, vamos a repasar algunas aplicaciones del neuromarketing por parte de las empresas para aumentar sus ventas.

Se tratan de estrategias que os van a resultar muy familiares, estrategias que de las cuales habéis podido percataros o tal vez no, pero que están basadas en estudios neuromarketinianos.

  • Música en establecimientos: ¿Os habéis preguntado alguna vez porqué ponen música en supermercados o tiendas de ropa? ¿Habéis notado que los estilos musicales son diferentes? Y es que, la música es un elemento que va directa a nuestros sentidos y tiene efecto sobre nuestro estado de ánimo y puede influir en nuestro comportamiento. En supermercados, la música es lenta, con el objetivo de que nuestro recorrido por las estanterías sea tranquilo y lento. Mientras que en una tienda de ropa joven normalmente es un ritmo más movido, invitando a la fiesta, motivando a la persona a salir y a comprar previamente.

 

  • Localización de los productos: Por supuesto, una técnica muy usada en grandes superficies y supermercados. Es la de colocar los productos de primera necesidad al final del supermercado. Y es que, nuestro cerebro reptiliano puede ir buscando pan, pero a mitad del pasillo, nuestro cerebro límbico nos puede impulsar a comprar chocolate.

 

  • Desorganización. ¿Podéis creer que una tienda de ropa desorganizada puede afectar al proceso de compra positivamente? Pues sí. Por ejemplo, es normal ver en tiendas como Primark, los montones de ropa desorganizados. Esto puede ser percibido por el cerebro como artículos en rebajas y a bajo coste. Una oportunidad de compra.

 

  • Iluminación: Otro de los grandes clásicos en las tiendas de ropa, sobre todo. Una buena iluminación e incluso a veces espejos que no reflejan la realidad al 100% se convierten en factores que inciden directamente en nuestro cerebro favoreciendo el proceso de compra.

 

  • Colocación de productos: ¿Es casualidad que los productos más caros estén normalmente a la altura de nuestros ojos? La respuesta es No. Y es que, muchas veces, optamos incluso por convencernos de que los productos en posiciones más destacadas son de mayor calidad, pero no. Simplemente tienen precios más altos y por eso “normalmente” ocupan dichas posiciones en la estantería del supermercado.

Estas son sólo algunas de las muchas aplicaciones reales que las empresas han ido aprendiendo a lo largo de los años gracias al mayor conocimiento de la forma de actuar de la mente humana. Una mente que cada vez es más selecta ante un mercado cada vez más saturado pero que sin duda, los avances en neurociencia siempre en amistad del marketing, ayudarán a refinar las estrategias de marketing de las grandes, medianas y pequeñas empresas.

Fuente: Ecommerce-News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *